Historia de un Babuino

... ( )*

October 1, 2012 at 12:43pm
0 notes

… de los libros de Ikram.

En los últimos años he recibido una cantidad inmensa de preguntas sobre dónde encontrar algunos de los libros de Ikram Antaki que ya no se encuentran en librerías. De una manera poco ortodoxa respondo.

Con el propósito de acercar ciertos textos a la gente que los pedía, se decidió hacer la antología que se publicó con algunos de sus ensayos, novelas y poesía, hace poco más de un año al momento de conmemorar el décimo aniversario de su fallecimiento. Con la misma intención, se reeditó “El Pueblo que no Quería Crecer”, se transfirieron los derechos de ese libro, de la editorial que los tenía a Grupo Planeta, para lograr el relanzamiento de un texto que no solo resultó de suma importancia durante este año que vivimos en México, sino que fue muy bien recibido por un público joven, que por su edad no tenía tan presente a Ikram.

En este momento, creo que existen las plataformas para que las obras sean distribuidas más alla del tiempo y las distancias. Los dos últimos años he insistido a Grupo Planeta sobre la importancia de tener la obra de Ikram en un formato digital, que le permita a todos ustedes, que me han preguntado dónde se puede conseguir tal o cual libro, acercarse a los textos que sean de su interés.

Desgraciadamente, Grupo Planeta y yo no coincidimos en los mecanismos con los que los libros digitales pueden acercarse a la gente, así que el día de mañana me reuniré con ellos para intentar negociar la manera en que se me puedan liberar los derechos de la obra de mi madre, para así poder ofrecer sus libros en otros canales más alla de los tradicionales, que pese al gran interés mostrado por Planeta, tanto al publicar la antología, como comprando los derechos del libro que sacamos este año, se han quedado cortos.

Espero en breve poder informarles a través de quién se volverán a publicar sus libros. En principio y si encuentro las condiciones para hacerlo, intentaré que su distribución digital sea si no gratuita, lo más asequible posible, para que la intención de Ikram de compartir lo que ella sabía a la mayor cantidad de gente, sea posible.

Agradezco infinitamente el interés que se ha mostrado por continuar leyéndola, pocas cosas la hubieran hecho más feliz que eso.


Maruan

February 17, 2012 at 4:11pm
2 notes

Extrañando Damasco

La primera vez que fui a pasar una temporada larga en Siria fue entre 1993 y 1994, de esos años tengo tres grandes recuerdos: las tensiones entre Damasco, Jerusalén y Beirut eran fuertes; después de la muerte de Basil al-Assad en un accidente de coche, las calles se llenaron de gente que, con su imagen en estandartes, lloraban al hijo heredero; y, donde algún día estuvo Yugoslavia, Serbios, Montenegrinos, Croatas y Bosnios bañaban los Balcanes en sangre. En Damasco, veíamos horrorizados las portadas del Time y Newsweek mostrando un conflicto que duró demasiados años antes que a la comunidad internacional se le ocurriera reaccionar. 

De 1991 a 1995 murieron más de 90’000 personas en los Balcanes, en Siria en 11 meses suman 6’000 los muertos, las cosas no van por un camino muy distinto.

No resultará difícil encontrar textos sobre lo que ocurre en Siria, de un movimiento pacífico pasamos a una guerra civil, Terán y Moscú están implicados y se transformaron en corresponsables, Israel ve con prudencia lo que pasa y el Hezbollah juega sus cartas con extrema inteligencia. No quiero entrar a un recuento de hechos y explicar los posibles escenarios, otros lo hacen mejor que yo, además no puedo, en Damasco, Homs y Aleppo está mi familia, mi casa, mis recuerdos y herencia, el análisis frío tiende a olvidar el nombre de los muertos.

De marzo a agosto, cuando empezaron las revueltas, estuve en contacto con algunos de los entonces pequeños grupos de críticos al régimen, en varias ocasiones me enviaron pedazos de vídeos para editarlos, subtitularlos y luego subirlos a internet. Esos meses estaba emocionado, nadie se imaginaba cuánto iba a durar esto ni el rumbo que se tomaría. Cuando en las imágenes identificaba un barrio, el orgullo lejano del que ve levantarse a los que se hacen cercanos provocaba una sonrisa nerviosa. Luego, hace pocas semanas, una bomba estalló en Hamra street, en la calle del departamento que tenemos en la familia desde hace más de sesenta años, en la televisión vi la ventana del que fue mi cuarto, entonces la garganta se me cerró y desde ese día sostengo la respiración en silencio cada que alguien cuenta las víctimas diarias.

Esos 6’000 muertos tuvieron que ser levantados y contados por alguien, por sus madres y hermanos, por fuerzas del estado, por hijos. Resulta imposible imaginarse el olor del dolor en una calle llena de cuerpos, pero entre las lágrimas del que levanta a su vecino en la plaza central de Homs, se toma fuerza. Desde occidente vemos la muerte con otros ojos.

Son muchas las razones por las que nadie quiera la intervención internacional que por causas obvias no ocurrirá tan fácil. Tampoco será complicado localizar los textos que explican la situación geopolítica que impide esto.

Muchos años después de mi primer temporada en Siria, volví a Damasco y fui con quien era mi pareja a una mezquita chiíta, íbamos a filmar usos y costumbres religiosos, nos tuvimos que separar y ella con una pequeña cámara en mano, entró a la sección para mujeres donde las musulmanas se quitaban el velo para rezar, no pasó mucho tiempo para que la sacaran a gritos, habíamos transgredido otra cosa que desde occidente no compartimos pero tampoco entendemos.

En el camino de salida de la mezquita, nos detuvimos frente a unos muros en los que la gente colocaba fotos y consignas contra occidente y sus aliados, al acercarnos el espectáculo era escalofriante, fotos de niños muertos con los ojos abiertos, sus madres cargándolos en brazos, imágenes de cuerpos envueltos en sabanas blancas alineados en el suelo de tierra, junto a ellos, Kalashnikovs cargados y sin dueño.

Es indudable el camino que los levantamientos han tomado en Siria, el régimen indefendible caerá eventualmente, no hay forma que se sostenga porque incluso los al-Assad mueren. La gente en las calles no regresará a sus casas, porque ese muerto que se tuvo que recoger en la puerta de un edificio, permite que el dolor desaparezca con el miedo. El miedo funciona distinto en occidente que en los países del levante, no se trata de entender el grado de desesperación que hace salir a las plazas a sabiendas que es posible no se regrese - no están desesperados, son pacientes -, sino de ver que cada masacre sólo provoca que otros tantos se sumen para terminar con la pesadilla que se ha vuelto ese país que vio el nacimiento de las civilizaciones. No es posible que los ataques sistemáticos eliminen a la población cansada de la dictadura, porque como pasaba con las imágenes de los muertos fuera de la mezquita chiíta, su partida sólo recrudece el sentimiento de rechazo y permite que otros se alcen.

El tiempo de no sectarizar los conflictos pasó hace unos meses, no veo a nada en el mundo con más miedo, descubro el verdadero significado del pánico cuando imagino una Siria en la que que shi’as, sunnis, alawitas y cristianos ya no toman juntos el café de la mañana. Es innegable que las posiciones religiosas jugarán un papel cada día más definitorio en el desenlace de Siria y cuando hablamos de países en los que la religión se puede tomar muy en serio, los que nos mantenemos al margen de las creencias tardamos en comprender todos los motivos que tienen otras sociedades para seguir actuando.

La reciente condena de Naciones Unidas significa poco, si bien el asunto es mucho más complejo también puede ser el entender que a cada día que pasa, repito, sabiendo que es muy posible que no regresen a casa, más y más personas de todas la edades saldrán a la calle hasta que caiga el sistema Assad, porque todo el que está en Douma, Hamra, Homs, Cham, Idlib, Aleppo y otros tantos lugares, sabe que cuando un soldado dispara contra un civil, otro soldado lo verá a los ojos y desertará. Esa es la esperanza que, cargada de tristeza y fuerza, llevan a sus espaldas.

La comunicación con Siria se ha complicado semana tras semana, parte de mi familia sigue en Damasco, parte se fue a Sednaya, a las afueras de la capital. Tengo claro que no volveré a pisar el país hasta que esto termine, y cuando vuelva no se en qué condiciones encontraré la casa de mi madre, el departamento de la familia, el puesto de shawerma que me gustaba, o qué amigos seguirán ahí; algunos son jóvenes en contra del régimen, otros alawitas que probablemente serán perseguidos como si la dictadura fuera impuesta por un grupo religioso, no por una familia que pertenece a esa vertiente.

Como cuando veía las portadas con las atrocidades de Milošević, ahora lo hago con las de los al-Assad, sólo que las imágenes de Siria son mías. Es obvio que como especie no hemos aprendido nada, no lo logramos hacer cuando hablamos de estas cosas.

January 12, 2012 at 12:20pm
6 notes

Del troll docto y mentiroso.

El anonimato ha sido históricamente una herramienta que ha logrado darle voz a los silentes que por alguna u otra razón corren peligro al expresarse. El tiempo ha permitido el desarrollo de plataformas que otorgan un espacio para el que tiene o debe ocultarse para proteger su discurso, pero también para el cobarde.

Desde hace unos días en twitter, he recibido más de un centenar de ataques anónimos que reciclaban elocuencias que hace años no leía y que desde entonces, buscaban atacar a Ikram Antaki.

Los mensajes recientes retoman el discurso que Alfredo Jalife, columnista de La Jornada, ha propagado durante mucho tiempo; advierten que tienen información que acredita la compra de la casa en la que vivo por parte de algún grupo terrorista, nexos falsos con diversas personas que habitan en la fantasía de Jalife y de sus seguidores, quienes aseguran que mi madre era una espía de Khadafi de quién recibió 1mdd, no sé a cargo de qué. Entrelazan de manera recurrente a Jorge G. Castañeda, José María Cordoba, Ernesto Zedillo, Antonio Chedraui, Humberto Musacchio, René Druker, entre otros. Presumen de tantos elementos descalificadores que sólo puedo admirar la pasión que esta mujer, mi madre, sigue desatando en los estómagos de dichas personas, que adornan lo que escriben con términos como; el judío, la siria, la extranjera.

En 2005 respondí a dichos ataques en una carta de la que extraigo algunas cosas:

“Existen críticos, analistas, intelectuales y demás personajes con tribuna, existen tribunas que son usadas para el análisis, discusión, información, reflexión y crítica. Por desgracia también hay tribunas se usan para mentir y agredir, para fomentar ataques revanchistas o alimentar protagonismo. No recuerdo cuando fue la primera vez que escuché sobre Alfredo Jalife y sus desplantes contra Ikram. Recuerdo también que esos ataques más de una vez no fueron contestados, pese al daño que hacían e intentan seguir haciendo. … Como experimento psicológico, me encantaría entender la virtud que el xenófobo ve en sí mismo, cuyo principal instrumento de ataque es el uso despectivo del origen de una persona. ¿Qué tiene de insultante ser judío-ruso-mexicano, sirio-mexicano, sirio a secas, franco-judío, judío o selenita?. No creo equivocarme, el reconocer el origen es algo bueno.”

En esta ocasión se suma una línea que de manera sorpresiva incluye por primera ocasión a Enrique Krauze y su hijo, a quienes les guardo un profundo respeto.

No veo necesidad de aclarar ninguna relación que mi madre tuvo o no, o yo mantengo con alguien, no importa lo suficiente para hacerlo, pasa lo mismo con los hechos fantásticos que se enumeran. Sin embargo, es curiosa la inclusión de los Krauze en este nuevo derroche de tiempo que los seguidores de Jalife se han tomado la molestia de ejecutar. Coincide con una letanía en contra del director de Letras Libres que Jalife publica en su sitio.

Cuando rige la razón es prácticamente imposible entender la retórica del difamador, sólo se me ocurre pensar en el amor y el exceso de tiempo libre para entender el origen de palabras cargadas de odio. Si la intención de estos eventos fue atacar a Ikram, llevando once años muerta dudo que le importe aunque sea un poco, si era a mi directamente puedo decir que ni freudianamente me pueden afectar, si era Castañeda o a los Krauze, aseguro que encontraron una estrategia tan rebuscada que supongo resulta inútil y tonta.

Antes de los foros totalmente abiertos al público quedaba el espacio para que el insulto gozara de autoría, ahora nos enfrentamos a herramientas en las que celebro cualquiera puede decir lo que quiera. Con eso su problema, cualquiera puede decir lo que quiera, incluso el idiota que se escuda en la ausencia de rostro.

Todo esto sería más divertido si tan siquiera las palabras fueran nuevas, así al menos su verdadero autor se mantendría en misterio junto con sus intenciones.

April 15, 2011 at 12:50pm
0 notes
Godzilla (Taken with instagram)

Godzilla (Taken with instagram)

12:50pm
0 notes
Salmón (Taken with instagram)

Salmón (Taken with instagram)

12:49pm
0 notes
Plancha (Taken with instagram)

Plancha (Taken with instagram)

12:48pm
0 notes
Conejo de mago pobre (Taken with instagram)

Conejo de mago pobre (Taken with instagram)

12:48pm
0 notes
Sombrero de mago pobre (Taken with instagram)

Sombrero de mago pobre (Taken with instagram)

12:47pm
0 notes
Red doble para cazar insectos (Taken with instagram)

Red doble para cazar insectos (Taken with instagram)

12:46pm
0 notes
Guantea de Box para dedos amputados (Taken with instagram)

Guantea de Box para dedos amputados (Taken with instagram)